Soy una firme creyente en que cuidar de tu mente, cuerpo y alma cada día te reportará salud y bienestar hasta la vejez. A lo largo del 2016, he adquirido 10 nuevos hábitos que siento que son verdaderamente beneficiosos para mi vitalidad.

1. Beber agua de limón en ayunas

Con un poco de agua templada, el agua de limón ayuda a rejuvenecer la piel y a hacer una mejor digestión.

2. Dedíco 1 hora a cuidarme

20 minutos a mi mente, otros 20 a mi cuerpo y otros 20 a mi alma. Con hacerlo una vez a la semana, me siento en paz conmigo misma (y si son más, pues mucho mejor).

3. Cuidar mi piel

Cada noche me limpio la cara de todos los residuos del día y uso diferentes cremas: un contorno de ojos, crema hidratante con vitamina C para el rostro y un serum para pestañas que ayuda a prevenir la sequedad del ojo. Por la mañana, simplemente lavo la cara y aplico protector solar, ya sea invierno o verano. Desde hace un par de años no dejo de proteger mi piel frente al sol y cuando voy a la playa, nunca me olvido de llevar un sombrero que me tape. No hay mejor anti-aging que una buena protección del sol en nuestra juventud.

4. Tomar el aire

Siempre que tengo 10 minutos libres, salgo a la calle a que me de un poco el aire. Si además puedo dar un pequeño paseo, consigo desconectar al 100% de mi rutina y relajarme.

5. Hago limpiezas digitales

Suelo archivar regularmente mis fotos para evitar disgustos (más de una vez he perdido recuerdos de viajes por no guardar copias de seguridad). Si hay aplicaciones o programas que ya no uso, los borro directamente; no quiero distracciones innecesarias ni colapsar mi móvil ni ordenador.

6. Tomo smoothies de frutas

Me encanta mezclar diferentes frutas y hacerme un batido para merendar. ¿Mi combinación favorita de este año? Sin duda el batido de fresas con naranjas que me ha acompañado toda la primavera.

7. Atraigo el pensamiento positivo

Pensar en positivo me ayuda a motivarme y a alejar la negatividad de mi vida. Pensar cosas como “tengo todo lo que quiero” o “si me lo propongo, lo consigo” me ha ayudado a lo largo de este año a mantener una actitud ganadora y a alcanzar mis metas.

8. Limpio y ordeno regularmente mi espacio

Mi espacio de trabajo no se libra de una buena limpieza al menos 1 vez al mes, así como mi casa: antes de que se acumulen cosas y tener que hacer una gran limpia, prefiero ir quitando poquito a poco aquello que sobra.

9. Me centro en una cosa en cada momento

Si tengo que hacer algo, trato de no pensar en nada más hasta que lo acabo. Cuando estoy con amigos, estoy al 100% con ellos y evito distraerme con el móvil. Aunque tenga muchas cosas por hacer, siempre trato de ir una por una y no mezclar mis asuntos.

10. Visitar sitios nuevos

Viajar es una de mis pasiones. Cuando empecéa ser minimalista, decidí cortar de raíz mis gastos materiales para poder invertir en experiencias. Este año he visitado sitios nuevos, como Croacia, y he vuelto a otros en los que me encanta estar.

 

 

Y tú, ¿Qué nuevos hábitos has adquirido este año? Cuéntamelos en los comentarios y ayúdame a elaborar mi lista de propósitos para el 2017.

CompárteloEmail this to someoneShare on Facebook2Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *