Empezar a ser minimalista no es sencillo, hace falta un poco de ayuda para descubrir algunos conceptos básicos. Lo primero es ser consciente de que realmente se quiere cambiar el estilo de vida, y para ello hace falta tener las cosas muy claras:

  • No es que vivas en un espacio pequeño, es que tienes muchas cosas
  • No es que ganes poco dinero, es que sabes cómo administrarlo correctamente
  • Tener más no es ser más
  • La felicidad no se alcanza a través de los objetos materiales
  • La vida se basa en experiencias y no en posesiones

 

En mi caso, empecé a ser minimalista muy poco a poco, probando aquello que sentía que era más natural en cada momento. No se pueden cambiar los hábitos de toda una vida en un espacio muy corto de tiempo. Aún hoy en día, después de un año, siento que me queda un largo camino por recorrer para denominarme una verdadera minimalista.

Antes de empezar, debemos tener muy en cuenta a la gente que convivimos. Ya sean familiares o compañeros de piso, no podemos forzarles a adoptar este estilo de vida si ellos no quieren hacerlo, así que tendrás que empezar tú sólo en esto. Lo que probablemente pase es que al final, vean los beneficios del minimalismo de primera mano y se animen a probarlo por propia voluntad. Así mismo, cada uno puede ser minimalista a su medida: no por tener 150 o 60 cosas se es más o menos minimalista, lo importante es encontrar lo esencial para cada uno. Además, esto es un proceso continuo y se trata de mantener los hábitos en el tiempo hasta conseguir la mentalidad necesaria que nos haga adoptar este estilo de vida sin ningún esfuerzo.

No existe una guía exacta sobre los pasos que hay que seguir para empezar a ser minimalista, pero esto es lo que hice yo.

 

  • Empecé haciendo inventario de todo lo que tenía: puse a un lado aquello que era necesario o útil, para quedarme con ello, y el resto lo clasifiqué en tres categorías: donar (si era aprovechable) vender (si tenía valor) y reciclar (si estaba estropeado u obsoleto). Esta es la parte más complicada de empezar a ser minimalista , puesto que muchos objetos tienen un valor personal para nosotros o simplemente no estamos preparados para hacer un descarte radical: tómate todo el tiempo que necesites, meses o incluso años, para que el proceso sea lo más agradable posible para tí.

 

  • Eliminé los duplicados. A lo largo del proceso me iba encontrando con muchas cosas útiles que tenía que conservar, pero de las cuales poseía una cantidad elevada (sobre todo me pasó con tazas, cubiertos, manteles, toallas…) Aquello que estaba en mal estado, lo reciclé. Lo que estaba en un estado medio, lo dejé a mano para usarlo hasta que se estropeara y lo que estaba en muy buen estado lo guardé en cajas (para que no me ocupara mucho sitio) para usarlo cuando se estropeara aquello que estaba gastando.

 

  • Declaré zonas “libres de trastos”. Me propuse dejar siempre libres ciertos espacios de la casa, como la encimera de la cocina, mi escritorio (sólo dejé un bote con bolígrafos), mi mesilla de noche… y me propuse no llenarlas con nada que no fuera estrictamente necesario y útil en ese espacio. De esa forma, evité acumular más y adquirir nuevos objetos para esas superficies.

 

  • Empecé a viajar ligero. Reducir el número de cosas que me llevaba a los viajes me ayudó a darme cuenta de qué era aquello que realmente necesitaba. Pronto descubrí que si pasaba 4 días fuera, solo necesitaba llevar ropa para 2 días si lavaba la ropa a mano en los viajes (lo que a su vez me hizo darme cuenta de que ni siquiera en mi propia casa necesitaba tanta ropa como la que tenía). Empezar a ser minimalista en los viajes me ayudó a serlo en mi vida cotidiana, ayudándome a reducir el número de cosas que siempre llevaba encima.

 

  • Corté de raíz el consumismo (que no el consumo): dejé de comprar todo lo que no fuera estrictamente necesario (me prohibí comprar ropa, objetos decorativos, libros, tecnología…). Esta es la parte más gratificante de empezar a ser minimalista : empiezas a darte cuenta de que no quieres nada de lo que la publicidad intenta hacerte creer que necesitas y comienzas a verlo todo desde otra perspectiva.

 

  • Ahorré una cantidad al mes. Proponerme ahorrar un % de mi sueldo, que aumentaba mes a mes, me ayudó a ser más original y creativa en mi día a día: si quedaba fuera con amigos, proponía ir a pasear a alguna zona interesante en lugar de tomar cervezas. Si necesitaba algo que cubriese una necesidad, buscaba la mejor oferta en páginas de segunda mano. Así conseguía limitar mi gasto sin sacrificar mi felicidad. (Puedes descargar gratis el kakebo DIY para ahorrar dinero aquí).

Realizar el ejercicio de quedarme con lo estrictamente necesario me abrió los ojos y me concienció sobre las ventajas de empezar a ser minimalista : más tiempo y más recursos para invertir en experiencias, dinero extra por vender aquello que no usaba y vivir en un ambiente ordenado y limpio.

Conclusiones sobre como empezar a ser minimalista

Si tuviera aconsejar sobre por dónde empezar, diría que cada uno hiciese lo que le resulte más natural y cómodo; reflexiona sobre lo que es verdaderamente importante para tí y ve deshaciéndote poco a poco de todo lo demás.

Cambiar el estilo de vida no es sencillo y tampoco podemos pretender conseguirlo de la noche a la mañana y por tanto, el cambio hacia el minimalismo no debe ser traumático ni radical, al contrario, debe ser un proceso que nos resulte sencillo en el que vayamos incorporando los cambios que nos hagan sentir más cómodos.

¿Y tú, te animas a empezar con este estilo de vida? ¿Llevas tiempo intentándolo y tienes dudas? Cuéntame más en los comentarios, me encantará hablar contigo.

Lee más sobre empezar a ser minimalista aquí:

SER MINIMALISTA: MI ELECCIÓN

VIDA SIMPLE

TENER MENOS: MI EXPERIENCIA

SER MINIMALISTA: ADAPTAR EL MINIMALISMO

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017
CompárteloEmail this to someoneShare on Facebook76Pin on Pinterest112Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

16 comentarios en “COMO EMPEZAR A SER MINIMALISTA”

  1. Me encantó tu artículo! principalmente el ítem de zonas libres de trasto 🙂 es algo que vengo haciendo desde hace un tiempo y me ha ayudado muchísimo. Soy minimalista desde hace mas de un año, un largo camino por transitar, y lo mejor de todo es que todos los días se aprende algo nuevo! Felicidades por tu blog, la verdad me encantó! hace un tiempo he abierto un espacio personal, aun estoy trabajando en el (todos los días un poquito en la medida que puedo je). Saludos desde Argentina 😀

    1. Hola Matías!

      Muchas gracias por haberte pasado por el blog. Estoy totalmente de acuerdo contigo, cada día se aprende una cosa nueva sobre minimalismo, al fin y al cabo es un camino que nunca termina 🙂

      Mucha suerte con tu espacio personal, me ecantaría que me dejaras la dirección para poder leerlo.

      Un abrazo!

      1. Hola, pues tuve una serendepia con esto del minimalismo, recién lo estoy asimilando y ya quiero empezar en ello, saludos.

  2. Muchísimas gracias por estos tips que a buen seguro nos ayudaran a muchos a iniciarnos en el camino al minimalismo……y por dedicar tu tiempo a escribir los posts……¿puedes recomendarnos algunos blogs o libros que te ayudaran a empezar?…..
    En mi caso llevo mucho tiempo intentándolo y lo que más me cuesta es:
    – eliminar el consumismo….siempre hay algo que quiero y no necesito………
    – deshacerme de cosas que no uso, ropa que no visto y libros que no leo………vamos practicar el desapego……
    No obstante, cada vez estoy más convencida de que así no puedo seguir pues la espiral de consumo en la que estoy metida no es vida………

    1. Hola Estela!

      Sin duda uno de los libros que me cambió la vida y que creo que te ayudará con lo que comentas (deshacerte de las cosas que no usas) fue “La magia del orden” de Marie Kondo. En este libro nos habla de cómo eliminar de nuestra vida todo aquello que no usamos y el impacto positivo que tiene en nuestro día a día. Si no lo has leído aún, creo que te resultará súper útil y disfrutarás mucho leyéndolo.

      Sobre blogs, te recomiendo sobre todo blogs de habla inglesa como “The minimalists” y el blog de Joshua Becker “Becoming Minimalist”.
      También te recomiendo que veas este video de “The Minimalists” tuvo un gran impacto en mí y me ayudó a ver el consumismo de otra forma: https://www.youtube.com/watch?v=PP07MLgDq-c

      Mucho ánimo en tu cambio de estilo de vida, seguro que conseguirás alcanzar tu meta!

      Gracias por pasarte por mi blog

      Un abrazo

  3. Hola buenas tardes, Me encató tu articulo yo llevo unos meses tratando de adoptar el estilo, he empezado con el despego a lo material y he regalo muchisimas de mis cosas (aun me falta demasido) lo bueno es que me he sentido muy bien, en comparación como era tiempo atras, que cuando regalaba algo que ya no usaba y se lo veia puesto a la otra persona, me sentia tan mal y me preguntaba a mi misma: por que lo regale? jajaja ya eso no sucede… Gracias a Dios… Lo comico es que mi familia piensa que me volvi loca jajajaja mi mamá por un momento estaba preocupada y me decia que si me sucedia algo… No entendian que ya no me importaba acumular cosas… Espero poder alcanzar mi meta, ya que deseo que todas mis cosas quepan en una sola maleta… Hace dos años me mude de pais y viaje practicamente con 5 maletas y deje casi la mitad en casa, sin embargo hace unos meses me fui de viaje por una semana y logre llevar todas mis pertenencias en una maleta de mano, un logro que en temas de viajes jamas habia conseguido… Seguir{e leyendo mucho sobre el tema para seguir motivada y alcanzar como ya comnte antes mi meta… feliz tarde!

    1. Hola Jhonaika!

      Cambiar los hábitos de toda una vida no es sencillo, así que enhorabuena por todo lo que estás consiguiendo. A mí me pasó algo parecido en una de mis primeras mudanzas, tenía tantas cosas acumuladas que tuve que enviar cajas y cajas a mi nuevo destino. Hoy no conseguiría que me cupiese todo en una sola maleta, pero también es uno de mis objetivos 🙂 espero que me vayas contando más sobre tus avances!

      Muchas gracias por tu comentario

      Un abrazo!

  4. Hola !
    Buenas tardes . Esta muy bueno el articulo
    Estoy en proceso recién .
    Les cuento que hace tres años me separe de quien era mi pareja y comencé a viajar . Recorri caminos pueblitos aldeas que ni luz electrica tenían y eso me cambio la forma de ver las cosas . De regrezo me propuse rentar mi casa y construirme yo mismo una acogedira cabañita y en ella solo tener con lo indispensable , eso hizo que mi creatividad volara y la aprovechara al maximo .
    Deje de comprar cosas , comencé a reciclar todo lo que puedo y si tengo que comprar algo primero me cuestiono si es indispensable de lo contrario no.
    Mis amigos me ven como un vicho raro actualmente pero no me molesta todo lo contrario eso me hace sentir bien me hace sentir distinto y solo me rodeo de personas que realmente valen la pena . Ya no ando mas en auto y si mucho en bicicleta .
    Siento que todos estos cambios fueron buenos y me siento muy bien
    Saludos que tengan un bonito día

    1. Hola Roy Sati !

      No hay nada mejor que viajar para abrir los ojos y la mente. Visitar países menos desarrollados nos hace ver que lo verdaderamente importante no son las posesiones materiales, sino las relaciones, la salud y en general, nuestro bienestar.
      Doy gracias a todos los que como tú, han elegido un estilo de vida sostenible, porque el futuro de nuestro planeta depende de ello.

      Un abrazo

  5. hola!
    Estuve navegando por internet acerca del estilo de vida minimalista porque soy una compradora compulsiva y he tomado la decision de cambiar, asi que estoy encantada de encontrarte en este camino que estoy iniciando y del cual estoy muy motivada a aprender.

    Saludos desde Colombia, Latinoamerica

  6. Hola.
    LLevo un año aprendiendo sobre el minimalsimo e intentando adoptar esta forma de vida.
    Me encanta esta forma de ver la vida y leyendo este artículo me acabo de dar cuenta que lo que no estoy de acuerdo con el minimalismo es que uno se prohiba comprar, pues el no comprar tiene que llegar de forma natural como parte de nuestro nuevo estilo de vida y que tan importante como no comprar y deshacernos de cosas, es saber y ser conscientes de que somos perfectamente capaces de vivir sin la mayoria de las cosas que tenemos, aunque en este momento no nos deshagamos de ellas.
    Quiero decir con esto que no tenemos que agobiarnos con el hecho de tenernos que deshacer de todo de inmediato, simplemente con no ir sustituyendo cosas que se vallan acabando, gastando, rompiendo, ya nos estamos encaminando hacia esta forma de vida.
    Digo esto después de haber tirado, donado, regalado unos 400 artículos de mi casa, pero a partir de aquí será un proceso más relajado, consciente y arraigado en mi pues quiero que dure para el resto de mi vida.
    Saludos

    1. Hola Loli

      Tienes mucha razón, cambiar de estilo de vida hacia el minimalismo no debería suponer prohibirnos ciertas cosas, es un comportamiento que debe salir de forma natural. Estoy de acuerdo contigo en que debemos tomarlo como un proceso lento, uno no se vuelve minimalista de un día para otro, se trata de hacer pequeños cambios cada día 

      Un abrazo !

  7. Ana!
    vaya que me alegra saludarte!
    He caido en este tema precisamente porque acabo de ver el documental de Minimalism en Netflix y ha sido como esas veces en que todo coincide de forma precisa.
    Dejé a mi pareja de 11 años hace año y medio, a mi socia hace 3 meses y me encuentro en un punto donde elegir una forma diferente de vivir es posible!
    En agosto tire a la basura tantas cosas como lo que entraba en 3 furgonetas de mudanza! Dejé en el Atelier todo lo que constituia mi trabajo, maquinas, muebles maniquies, troqueladoras, centro de planchado… triques y mas triques …dolió unos dias, pero es absolutamente cierto que de objetos y relaciones toxicas me sentia vendida. Al deshacerme de todo esto me quedé con lo puesto y algunas cosas de valor sentimental en un trastero y la reflexión fué inevitable: Tanto estres, tanto esfuerzo, tanta ansiedad, y tanta irritación por mi parte para que cada uno de esos objetos tuviera un espacio en casa que yo misma no tenia!
    Ahora me encuentro compartiendo con vosotros aqui, entusiasmada, porque efectivamente, voy a probar este estilo, filosofia, caracter conmigo. EUREKA!

    1. Hola Mixtli !
      El minimalismo nos ayuda a vivir de forma más intencional y a centrarnos en aquello que realmente nos hace felices. Deshacernos de las relaciones toxicas, de objetos innecesarios y en general, de cargas emocionales, marca un antes y un después en nuestra vida, y por lo que me cuentas tú ya estas notando los beneficios en tu vida.

      Te propongo que, en lugar de seguir tirando, intentes darles una segunda vida a esos objetos: anímate a venderlos si su estado te lo permite y encontraras una doble satisfacción al deshacerte de ellos (y siempre que no sea posible venderlos, recicla llevándolos al punto limpio).

      Espero que me cuentes que tal te va en tu cambio de estilo de vida, nos veremos por aquí 🙂 Un abrazo y gracias por tu comentario!

  8. Hola Ana,

    recientemente he visto un documental llamado “Minimalism” cuyos protagonistas (Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus ) han escrito un libro llamado “EVERYTHING THAT REMAINS: A MEMOIR”. Desde entonces estoy intrigadísima con esta filosofía de vida ya que me parece que realmente eliminar lo accesorio puede ser un primer paso a encontrarse satisfecho con la vida y con uno mismo.

    Quiero empezar, pero me resulta dificil, no sé muy bien cómo hacerlo… ¿crees que lo mejor es que simplemente vaya haciendo lo que me salga de manera natural o será más sencillo si le pongo una estructura al proceso?

    Otra duda que tengo es si debería seguir investigando sobre tema, en cuyo caso, me vendría bien si tienes alguna recomendación sobre gente a la que seguir en las redes o articulos que leer. Pero no si es realmente necesario, creo haber captado la esencia rápidamente y me he sentido conectada con ello desde el principio, así que no sé hasta qué punto el hecho de seguir dándole vueltas puede ser contraproducente.

    Gracias y un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *