Aunque no hayamos nacido para ser esclavos de las deudas, seguramente, a lo largo de nuestra vida tendremos que pagar alguna. Por mucho que nos repitamos que la vida no consiste en trabajar y gastar dinero, la verdad es que siempre tendremos que pagar algo: la vivienda, el teléfono, transporte…

Lo que no estamos forzados a hacer es convivir con las deudas eternamente. Calcular cada més cuánto puedes permitirte y entrar en un círculo de pedir dinero prestado y tener que devolverlo, no es un círculo del que se pueda salir fácilmente. Nuestro tiempo en este mundo es demasiado corto como para dejar que las deudas controlen no sólo nuestras finanzas, si no nuestra mente y nuestra vida.

Echar la vista atrás y ver cómo ha cambiado nuestra situación en los últimos años puede ayudarnos a tomar la decisión de deshacernos de las deudas definitivamente. Si el camino que hemos tomado hasta ahora no está en línea con nustros valores y nuestros objetivos, debemos preguntarnos si estamos viviendo la vida que realmente queremos.

AFRONTAR LAS DEUDAS

Todos los días de nuestra vida elegimos tomar caminos; al levantarnos por la mañana, ya estamos eligiendo si vamos a estar de buen o de mal humor (nuestro estado de ánimo siempre dependerá de cómo elijamos ver las cosas) o al llegar a casa, decidimos cómo usar nuestro tiempo libre.

Cuando elegimos comprar algo, podemos decidir en primer lugar sobre si es una necesidad o un capricho, y en segundo lugar sobre si podemos permitírnoslo o tenemos que pedir dinero prestado. Así que cada vez que nos endeudamos, es una decisión que tomamos nosotros mismos, y por tanto somos nosotros los que decidimos aceptar sus consecuencias y los únicos responsables de la situación que atravesaremos a raíz de ello.

Para deshacernos definitivamente de las deudas, debemos ser conscientes de que el 100% del poder para hacerlo, lo tenemos nosotros mismos, y de que sólo basta nuestra propia voluntad para conseguirlo.

CompárteloEmail this to someoneShare on Facebook1Pin on Pinterest6Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *