El Mindfulness consiste en vivir el momento, en dar más importancia al momento presente y menos a los posibles problemas del futuro. La vida pasa muy deprisa, y disfrutar del momento presente nos ayuda a vivir la vida de una forma más plena.

Hoy te muestro una pequeña guía de cómo vivir el momento presente y hacer el Mindfulness un poco más fácil.

  • Celebra los pequeños momentos

Para mí, un pequeño momento de felicidad es tomar un café con un amigo o amiga. Ponernos al día de nuestras vidas y hablar de temas que pueden o no tener importancia. Encontrarme una moneda en el suelo o ver un nuevo capítulo de mi serie favorita son pequeñas cosas que traen felicidad a mi vida y de los que me gusta disfrutar al máximo. Encuentra tus pequeños momentos de felicidad y celébralos tanto como los grandes.

  • Identifica el momento

El Mindfulness consiste en vivir el momento presente, y para ello a veces necesitamos parar nuestro ritmo acelerado de vida para identificar el momento que estamos viviendo. ¿Dónde estoy? ¿Qué sonidos escucho? ¿Quién está conmigo? ¿Qué siento en este momento? Son preguntas que nos ayudan a identificar el momento en el que nos encontramos.

Identifica las distracciones que te hacen saltar de una cosa a otra, trata de evitarlas en intenta centrarte en una cosa en cada momento.

  • Haz autorreflexión

Trata de observar lo que sientes en cada momento y pregúntate por qué lo sientes en lugar de tratar de cambiar esos sentimientos. No siempre podemos ser positivos, así que cuando te sientas en un bajo estado de ánimo, pregúntate cómo has llegado a él.

  • Practica a diario

El Mindfulness lleva tiempo y es necesario practicarlo a diario para dominarlo. El yoga es un ejemplo de práctica Mindfulness, aunque hay muchos otros como la meditación. Encuentra aquel que más se adapte a ti.

  • Disfruta aprendiendo

¿Cuántas veces no has disfrutado de una conversación por estar pensando qué contestar a continuación? ¿Cuánto tiempo pasas preocupado por los problemas que pueden venir en el futuro? Déjate llevar y no seas tan exigente contigo mismo, es imposible conocer todas las respuestas: muchas de ellas llegan a nosotros cuando menos las buscamos.

  • Cuida tu cuerpo

Muchas veces nos obsesionamos con hacer una cierta cantidad de ejercicio, porque es bueno para nosotros o simplemente porque todo el mundo lo hace. A veces, nuestro cuerpo simplemente necesita descanso o comer chocolate, y no por ello dejamos de cuidarlo.

  • Establece tus rituales

Todos tenemos pequeños rituales que aportan felicidad en nuestra vida. Para mí, consiste en aplicarme crema de manos y un agua perfumada antes de dormir. Siento que me voy a la cama mucho más relajada y me ayuda a coger más rápidamente el sueño. Trata de hacer algo tranquilamente con lo que disfrutes cada día.

Conclusiones sobre el mindfulness

Vivir el momento parece sencillo, pero implica deshacernos de las distracciones y ser flexibles con aquello que la vida nos depara. Aunque aquí haya hecho un listado de los puntos que me parecen más importantes, sin duda hay muchos otros que dependen de cada uno y que nos pueden funcionar en mayor o menor medida (por ejemplo, llevar un diario de aquello que nos ha hecho felices cada día o desconectarnos del mundo digital, algo difícil para aquellos que trabajamos las 8 horas del día frente al ordenador). El Mindfulness es algo que se alcanza con la práctica y con lo que hay que tener paciencia, lo que puede funcionar a algunas personas no tiene por qué ser lo adecuado para otras).

Un comentario en “MINDFULNESS”

  1. Me parece muy positivo lo que dices en el articulo y voy a intentar aplicármelo. Todos sabemos lo que hay que hacer para ser felices pero es bueno recordarlo a veces. Gracias por tu articulo!…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *