Vivir con menos puede parecer un sacrificio, pero en mi caso, y en el de mucha gente que se anima a hacerlo, es algo que poco a poco se va haciendo natural y que solo reporta beneficios. Gracias a vivir con menos, he descubierto lo que de verdad me importa y me hace feliz.

VIVIR CON MENOS ME HIZO MAS FELIZ

Mi casa dejo de estar saturada
Vivir en un espacio con muy pocas cosas hace que automáticamente sea más fácil ordenarlo y tenerlo limpio. Eliminando todo lo que sobraba (trastos decorativos que acumulaban polvo, una tele que apenas usaba, muebles de almacenaje que, tras hacer limpia, ya no tenían nada que almacenar…) mi casa empezó a ser más espaciosa y acogedora.

Encontré mi estilo de vestir
Seguro que muchas veces te paras delante de tu armario y piensas “no tengo nada que ponerme”. Esa era mi realidad todos los días antes de ser minimalista. Aunque tenía cientos de prendas, me daba la sensación de que nada me gustaba. Ahora que tengo muchas menos y he conseguido vivir con menos , no tardo nada en decidir qué ponerme, puesto que solo tengo cosas que me gustan y que van con mi estilo.

Me tomo las cosas de una forma más relajada

Para vivir con menos , no solo hice limpia de cosas que tenía a mi alrededor, si no que esa limpia se aplica también a mi interior. Todo aquello que no es verdaderamente importante, trato de eliminarlo o de dedicarle el menor tiempo. Las preocupaciones o el miedo son algo que no aporta ningún valor a mi vida y cuando tengo un problema, siempre me pregunto si, dentro de 10 años, este habrá cambiado algo de mi vida o habrá tenido un impacto importante. Si la respuesta es no, es un problema por el cual no merece la pena preocuparse, así que simplemente elimino la preocupación.

Paso más tiempo con la gente que lo merece…

Si realmente no quiero hacer algo y siento que tengo que decir que si para complacer a la otra persona, no tengo miedo a decir no. Esto no significa que no haga sacrificios por la gente de mi alrededor, al contrario, decir que no a ciertas peticiones me libera tiempo para poder comprometerme con aquellos que, en mi opinión, lo merecen.

… pero también conmigo misma

El minimalismo consiste en vivir solo con lo necesario. Y en mi opinión, no hay nada más necesario que cuidar de nosotros mismos, desde dar largos paseos, reflexionar sobre aspectos de nuestra vida o pasar una tarde leyendo. Me encanta pasar tiempo con gente, pero también dedicármelo a mí misma.

Hay menos drama en mi vida
Dar la importancia justa a los problemas, eliminar todas las relaciones que personales que no me aportan nada (con gente toxica, por ejemplo), eliminar las deudas, y liberar tiempo para mí (por ejemplo, no yendo de compras, no teniendo que limpiar trastos…) ha alejado de mi vida el estrés, las preocupaciones y las discusiones innecesarias.

Puedes leer aquí como conseguí vivir con menos.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018

2 comentarios en “VIVIR CON MENOS ME HIZO MAS FELIZ”

  1. Me ha encantado. Sobretodo lo que dices: dentro de diez años ese problema…pues dejo de pensar en él. Buen consejo. Me ha gustado mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *